El

10 de diciembre de 2020, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS) publicó un documento que contiene una gran cantidad de cambios propuestos a las normas de privacidad de la HIPAA. El documento en su totalidad está disponible aquí y también contiene información sobre cómo enviar comentarios públicos hasta el 12 de febrero de 2021.

Según el resumen ejecutivo, estos cambios tienen el propósito más amplio de transformar todo el sector sanitario mediante la creación de un sistema basado en valores que pague la atención de calidad. Con este fin, las normas de privacidad actualizadas de la HIPAA propuestas por el HHS tienen por objeto:

  • Ofrecer a las personas un mayor acceso a su propia información médica protegida (PHI)
  • Redefinir el concepto y el alcance de los registros médicos electrónicos (EHR)
  • Reduzca la carga para los profesionales sanitarios al compartir información con otros proveedores.

¿Cómo afectarán los cambios propuestos a los quiroprácticos?

Los nuevos cambios en las normas de privacidad de la HIPAA tienen por objeto crear una mejor comunicación entre las diferentes especialidades sanitarias. A continuación, detallaremos algunos de los cambios más importantes que pueden afectar a su consultorio si se aprueba.

Antes de eso, según entendemos, las nuevas normas de privacidad se basarán más en la buena fe de los profesionales para compartir la información médica personal de sus pacientes y reducir el papeleo necesario para justificar esta decisión. Sin embargo, esta libertad conlleva la mayor responsabilidad de proteger los registros médicos electrónicos contra el acceso no autorizado.

En general, el HHS tiene como objetivo hacer que el sistema sanitario sea más ágil, flexible y adaptado a las nuevas realidades provocadas por la pandemia mundial de COVID. Veamos ahora algunos de los cambios más importantes propuestos en el documento.

1. Modificación del término «operaciones de atención médica»

Las normas de privacidad propuestas de HIPAA tienen por objeto aclarar y ampliar el término «operaciones de atención médica» con el fin de reducir la ambigüedad y abarcar «todas las actividades de coordinación de la atención y gestión de casos».

El cambio propuesto cubrirá tanto los planes de salud basados en la población como los individuales y tiene como objetivo fomentar la divulgación de información médica personal entre los proveedores de atención médica.

2. Cambios importantes en los derechos de las personas a acceder a la información médica protegida

Una de las partes más extensas del documento del HHS cubre los derechos de las personas a acceder a sus propios registros médicos. Según las normas de privacidad propuestas de la HIPAA, se permitirá a una persona tomar notas o fotografiar sus propios registros médicos. Al mismo tiempo, los proveedores de atención médica tendrán disponible un menor tiempo (15 días en lugar de 30 días) para responder a una solicitud de acceso a la información.

3. Creación de una definición de «registro médico electrónico» en la regla de privacidad

En la actualidad, la norma de privacidad de la HIPAA no tiene una definición formal para el término registro médico electrónico. La definición propuesta establece que EHR es el registro electrónico de una persona de información relacionada con la salud «creada, recopilada, administrada y consultada» por médicos y personal sanitario autorizados.

En la definición se detalla más detalladamente el término clínicos, incluyendo:

  • Médicos
  • Enfermeras
  • Farmacéuticos
  • Otros profesionales de la salud afines.

4. Cambio del estándar de privacidad para divulgar información médica protegida

Las normas de privacidad propuestas de HIPAA simplificarían el proceso de intercambio de información de los pacientes entre los proveedores de atención médica. En la actualidad, la norma de privacidad exige que los profesionales basen dichas divulgaciones en el «juicio profesional».

El nuevo estándar es más permisivo, ya que exige que los profesionales utilicen su «creencia de buena fe» de que dicha divulgación beneficiaría al paciente. Sin embargo, tal decisión podría contrarrestarse mediante pruebas de mala fe. Por lo tanto, aunque los profesionales sanitarios tienen más libertad para compartir la PHI, también deben tener mucha precaución al utilizar esta libertad.

5. Ajuste de las tarifas permitidas por el acceso a registros médicos personales impresos y electrónicos

Por último, los proveedores de atención médica tendrán que cobrar únicamente las tarifas permitidas propuestas por el HHS a las personas que desean acceder a su historial médico. Según los cambios propuestos, la inspección presencial y los métodos basados en Internet para solicitar y obtener copias de la PHI son gratuitos.

Para otros métodos, la tarifa razonable permitida cubriría los costos reales de mano de obra y envío, así como los costos para preparar un resumen o explicación si lo solicita la persona.